lunes, 4 de enero de 2016

Bajo la noche eterna de Veronica Rossi

18089966Título original: Through the ever night
Autor: Veronica Rossi
Saga: Under the never sky
Libros saga: Under the never sky / Through the ever night / Into the still blue
Editorial: Harper Collins
Nº páginas: 368
ISBN: 9780062072078
Precio: 9,69 € en Booky 
Han pasado muchos meses desde que Aria y Perry se vieron por última vez. La madre de Aria ha muerto. Perry se ha consolidado como Señor de la Sangre de los Mareas. Durante largo tiempo han soñado con el reencuentro. Creen que todo está bajo su control. Pero a los Mareas no les gustan los que vienen del exterior y poco a poco Perry pierde el control de su tribu. Nada va de acuerdo con lo esperado. Para completar, las tormentas de éter son cada día peores y la única esperanza que tienen para poder sobrevivir es llegar al Azul Perpetuo. Pero ¿acaso existe de verdad este lugar? Amenazados por falsos amigos y enfrentándose a diversas tentaciones, Aria y Perry tendrán que descubrir si su amor es capaz de sobrevivir a esta noche eterna.


Después de que la primera parte de esta trilogía me encantase, me moría de ganas por leer esta segunda y, aunque hace un tiempo que lo tenía en mi estantería, tenía bastante miedo de que no estuviera a la altura de la anterior. Estamos ante un libro de transición, pero, a diferencia de otros casos, los sucesos que se narran son vitales e importantes para la conclusión de la historia de Aria y Perry y esa sensación de transición se ve difuminada gracias a un ritmo constante y la introducción de escenas cruciales.

Bajo la noche eternaEn este caso, nos situamos después del final del primer libro. Aria y Perry vuelven a encontrarse, pero no todo es felicidad, ya que se les vendrán encima un montón de situaciones complicadas que tendrán que resolver juntos, pero también separados, lo que les causará dudas y malestar. Por si fuera poco, Perry lidera a los Mareas, por ello, su relación con Aria pende de un hilo, ya que los Mareas no aceptarían que ella fuera una de los suyos, y Aria, por su parte, debe encontrar el Azul Perpetuo. Mientras tanto, las tormentas de éter son cada vez peores y el peligro que corren es cada vez mayor. Perry debe decidir entre quedarse con los suyos o ayudar a Aria.

Si bien esta segunda parte también cuenta con bastante acción, no me ha gustado tanto como la primera. Creo que sigue estando muy bien y lo cierto es que suceden cosas interesantes y mantiene un ritmo activo durante todas las páginas, pero a su vez me ha dado la ligera impresión de que es un puente para su continuación, en la que culminará toda la aventura que hemos vivido hasta ahora. Esta saga, para aquellos que  no la conozcan, cuenta con una ambientación a medio camino entre post-apocalíptica y distópica, algo que supone una diferencia en muchos sentidos con otras trilogías. Una de esas diferencias es que no hay un gobierno dictatorial, sino gente desesperada por sobrevivir y hay buenos y malos en ambos lados. Por otro lado, la historia de amor de Aria y Perry no es de las que surgen así sin mas, aunque hay atracción desde el primer momento, son los pequeños detalles los que hacen que cada vez estén más unidos y en esta ocasión la autora los pone contra la espada y la pared en muchas ocasiones, les pone trabas, hasta el punto de que es posible que su relación haya cambiado mucho en esta novela. Y además nos ofrece uno de esos finales en los que mueres por tener el siguiente libro (aunque yo aún no lo tenga, y no entiendo porque) y saber qué les depara a todos aquellos que viven bajo ese inquietante cielo de éter que amenaza con destruirlo absolutamente todo.

Los personajes de Aria y Perry me gustan a partes iguales, están llenos de defectos y la autora no trata de pintarlos como ideales y con estereotipos, sino que nos muestra esos pequeños momentos de dudas que tienen, sus dudas, sus inseguridades como pareja. Aria, está dispuesta a cualquier cosa para luchar y conseguir lo que se proponga, y dar prioridad otras cosas, incluso por encima de poder pasar su vida junto a Perry. Es una de las características que más me gusta, pero es que, además, es inteligente y decidida aún cuando tiene dudas sobre si lo que hace es lo mejor o no. En cuanto Perry, también se debate entre lo que desea y lo que es mejor para los suyos. Él tiene la convicción de que las cosas que hace son por el bien de los Mareas, pero a veces sus necesidades lo nublan. Creo que ambos protagonistas están muy bien construidos y son coherentes consigo mismos.

Volvemos a ver como la autora alterna de nuevo los puntos de vista de Aria y Perry para narrar esta historia, no los convierte en narradores y así evita tener que darles dos voces definidas diferentes, sino que la narración es homogénea, alternando escenarios y vivencias, provocando que la novela no pierda ritmo y haciendo buen uso del suspense del final de cada capítulo para obligar al lector a seguir leyendo capítulo tras capítulo. Por otro lado, el mundo creado por Rossi está bien definido, sin entrar en complicaciones creando un universo compacto y bien definido.

La trilogía de Veronica Rossi parece pasar un poco desapercibida entre tantas novelas que pueden parecer similares, pero, personalmente, opino que Bajo el cielo eterno y Bajo la noche eterna son novelas que pueden marcar la diferencia tanto por su historia, que se aleja del esquema de los Juegos del Hambre o de Divergente, como por sus personajes y el desarrollo de los acontecimientos. 

En resumen, Bajo la noche eterna vuelve a meternos de lleno en el mundo de Aria y Perry, lleno de conflictos y de luchas que parecen no tener fin. Una segunda parte que me ha gustado algo menos que la anterior, pero que a su vez nos augura un final trepidante que estoy deseosa de conocer.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada