lunes, 13 de junio de 2016

El océano al final del camino de Neil Gaiman

18081672Título original: The Ocean at the End of the Lane
Autor: Neil Gaiman
Saga: Libro único
Editorial: Rocabolsillo
Nº páginas: 236
ISBN: 9788499186573
Precio: 8,95 €
Hace cuarenta años, cuando nuestro narrador contaba apenas siete, el hombre que alquilaba la habitación sobrante en la casa familiar se suicidó dentro del coche de su padre, un acontecimiento que provocó que antiguos poderes dormidos cobraran vida y que criaturas de más allá de este mundo se liberaran. El horror, la amenaza, se congregan a partir de entonces para destruir a la familia del protagonista. Su única defensa la constituirán las tres mujeres que viven en la granja desvencijada al final del camino. La más joven de ellas, Lettie, afirma que el estanque es, en realidad, un océano. La mayor dice que recuerda el Big Bang.

Después de tantas aventuras mágicas, extravagantes y fantásticas, Gaiman se ha convertido en uno de mis autores favoritos, así que yo sabía que este libro no me iba a decepcionar y lo inicié con todas las ganas y las expectativas más altas que nunca.Y si, el libro es tan maravilloso como yo pensaba que sería, y no, no me decepciono en lo absoluto. 

La historia del libro no es una historia en sí, sino que es un recuerdo que el protagonista, cuyo nombre nunca se sabe y se trata de un hombre de 47 años, está teniendo, un recuerdo específico que se remonta a su infancia cuando tenía 7 años y que, por diversas causas y tal vez por cosas del destino, conoció a una niña muy peculiar llamada Lettie Hempstock, una niña que vivía en una granja al final del camino con su madre y su abuela, un lugar que escondía muchos secretos, muchas puertas y un pequeño estanque que, en realidad, era un océano.

En el Océano al final del camino, la prosa tiende a cambiar y moldearse para darle más vida a la historia que se este contando puesto que la voz con la que el narrador cuenta su recuerdo es una voz inocente y honesta, como la de un niño, ya que mientras se va desarrollando la trama del libro, es como si el protagonista de verdad regresara a ser un niño, ver las cosas como lo hacía cuando era pequeño, con esa ingenuidad y maravilla que todos tenemos cuando somos pequeños, pero que conste no se trata de un libro infantil, porque no lo es, pero tampoco es del todo adulto, porque hay cosas, situaciones y características que un niño no podría entender, por lo que la historia tiene este tono que se debate entre la niñez y la madurez.

Como ya he dicho, la trama  en sí es un recorrido por la infancia y la madurez, lleno de simbolismos en el que no faltan dobles sentidos y los mensajes transcendentales. De los libros que he leído del autor creo que es el más metafórico, y como no iba a ser menos, nos vuelve deleitar con un mundo único en el que se combina la realidad con los mitos, las leyendas y los seres mágicos, en un mezcla preciosa en la que uno sueña que sea verdad. 

Al tratarse de un recuerdo, hay cosas que se le escapan al narrador, pequeños detalles que se le olvidan y ciertas cosas que no pasaron del modo que él recuerda. A pesar de que hay descripciones evocadoras y diálogos intensos, todo ello atado bajo un contexto perfectamente construido, también hay falta de información, hay vacíos, descripciones cortas y superficiales, pero que tampoco suponen un gran mal.

Los personajes son algo raros, extravagante y poco comunes, como en el caso de las mujeres Hempstock, son carismáticas, extrovertidas y únicas, están construidas de una manera que hace imposible no interesarse por este trío tan peculiar, y quedarse con muchas dudas y preguntas acerca de su origen y sus poderes, me hubiera gustado tener más detalles acerca de estos personajes. De las tres me gustó más Lettie, no solo por ser mi tocaya y que encima compartamos el mismo apodo (tanto a ella como a mi nos han llamado lechuga, no porque seamos verdes ni nada por el estilo, sino porque lechuga en inglés, lettuce, suena bastante parecido a Leti), sino porque el nexo entre lo infantil y lo adulto.

En definitiva, esta novela es una lectura única, mágica, fantástica y llamativa, Gaiman ha creado una aventura que puede ser disfrutada por muchos,  que logra transmitir las emociones al lector y nos traslada a lugares que están en nuestros sueños. Sin duda, el autor vuelve a maravillarnos con su poderosa imaginación

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada