miércoles, 9 de julio de 2014

Ready Player One de Ernest Cline

Título original: Ready Player One
Autor: Ernest Cline
Saga: Libro único
Editorial: Arrow
Nº páginas: 384
ISBN: 978-0099560432
Precio: 8,39 € (Booky)
Estamos en el año 2044 y, como el resto de la humanidad, Wade Watts prefiere mil veces el videojuego de OASIS al cada vez más sombrí­o mundo real. Se asegura que esconde las diabólicas piezas de un rompecabezas cuya resolución conduce a una fortuna incalculable. Las claves del enigma están basadas en la cultura de finales del siglo XX y, durante años, millones de humanos han intentado dar con ellas, sin éxito. De repente, Wade logra resolver el primer rompecabezas del premio, y, a partir de ese momento, debe competir contra miles de jugadores para conseguir el trofeo. La única forma de sobrevivir es ganar; pero para hacerlo tendrá que abandonar su existencia virtual y enfrentarse a la vida y al amor en el mundo real, del que siempre ha intentado escapar.

Conocí este libro a través de una recomendación, en el momento en que leí su argumento supe que no me iba a defraudar, es más estaba totalmente convencida que iba a ser una de las mejores lecturas. Y no me equivoqué. Tuve la sensación, en varios momentos mientras leía, de que en vez de estar leyendo estaba visualizando una partida de un videojuego, y ahora os explico el porque.

Creo que no conviene contar más sobre el argumento, está bastante claro, pero si pienso que es interesante saber que el autor es guionista, y digo esto porque el libro es extremadamente descriptivo, con interminables detalles, aunque el narrador se dispersa bastante a menudo de la acción por cosas que no tienen mucha importancia en la historia, lo que hace que dicha historia tenga un ritmo un tanto irregular, con grandes pausas, por así decirlo, entre la acción principal y las reflexiones del protagonista. La trama es completamente lineal, narrada en primera persona por Wade o Parzival, el primero es el mundo real y el segundo en el virtual, aunque nos encontramos con bastantes sobresaltos que harán que tu ritmo cardíaco aumente, y algunos otros bastante obvios.

También es importante resaltar que este autor sabe bien de lo que va el tema, quiero decir, que habla desde una cultura vastísima sobre juegos de rol, películas, música, series, anime, comic, dibujos animados de la década de los ochenta. Un ejemplo, Blade Runner, Indiana Jones, los Goonies, la Atari 2600, Mathew Broderick, Regreso al futuro, Star Wars, Star Trek, El Señor de los anillos, World of Warcraft, Dragones y Mazmorras, Blondie…, y todo mezclado para construir un trozo de nuestra infancia compartida.

La aventura está muy bien construida, de forma en que la tensión y la acción del libro sea en el mundo real o en Oasis (el mundo virtual), se mantiene. La interacción entre ambas no es un “y ahora estoy allí”, sino que el personaje es realmente consciente de que se interactua con el mundo virtual con un casco, guantes y altavoces. Además, el mundo real es cruel y siniestro y por mucho que en el mundo virtual Parzival (el avatar de Wade) sea un guerrero-mago que pilota naves, en el mundo real solo es un huérfano pobre que malvive en una ciudad de caravanas de los suburbios. Es una especie de estrella en Oasis y en cambio en el mundo real no es nadie.

Me han encantado todas las referencias a películas y música de los 80 que figuran en la película, desde Regreso al futuro o Cazafantasmas hasta las series japonesas antiguas tipo Godzilla o Ultraman, y muchas otras que desconocía. Todas correctas y apropiadas, y sobre todo divertidas, que hace que el libro sea extremadamente visual. Es fácil imaginarse las interacciones de los personajes gracias a la cantidad de material audiovisual que referencia.

En cuanto a los personajes, nos topamos desde el interesante Wade, que en general no comete muchas estupideces, hasta Art3mis o Hache, que son personajes casi reales pese a ser virtuales. Cada uno con su personalidad y con sus problemas, eso sí algo esterotipados, niño pobre y abandonado que acaba siendo héroe, típica borde destinada a ser la novia del héroe, amigos inseparables y grandes villanos, sin olvidarnos del guía espiritual.

Pero lo que verdaderamente me impactó es que Cline ha consiguido unir en una batalla naves de Firefly con elfos, magos, naves de Battlestar Galactica, robots gigantescos, Godzilla junto con dragones y mazmorras todo al mismo tiempo, todos y cada uno de ellos son diferentes pero juntos no resultan en absoluto incómodo ni inapropiado, solo emocionante y hasta creíble, y es lo más fascinante porque te puedes hacer una idea de como sería.

Por supuesto lo mejor es una moraleja coherente, esa contraposición de mundo virtual y real, por increíble y realista que sea el personaje termina optando por la realidad puesto que se da cuenta de que su vida virtual es una mentira. Dentro es un héroe, fuera es solo un don nadie. Ese vacío es contra el que empieza a pelear con éxito y consigue ser alguien dentro y fuera del juego. También hay una critica brutal a una sociedad  muy capitalista donde llegan a encarcelarte y esclavizarte legalmente por deudas. Sin duda, da que pensar que si esto llega a pasar algún día. Básicamente, el trasfondo social es rico en criticas a lo que estamos construyendo como sociedad, ayuda a entender porque en los momentos de crisis relativa nos refugiamos más aun en mundos de fantasía bien en libros, videojuegos o películas.

En definitiva, me ha encantado, me ha enganchado y me ha emocionado, es un libro completo y original quizá pecando de simplista en lo que concierne al amor adolescente. Creo que si alguien no conoce los referentes culturales y de video juegos de los 80 no creo que realmente consiga apreciar la totalidad del libro. Es un imprescindible, sin duda.


5 comentarios:

  1. Coincido practicamente en todo. Fue una de las mejores novelas que leí el año pasado. Le tenía en la estantería pero no me decidía, pero cuando le toco el torno lo hizo para llegar y quedarse. Un excelente homenaje a la cultura de los años 80, y una crítica, como bien dices, a los derroteros que hacía los que se dirige la sociedad actual.

    Yo soy Gamer, me encantan los videojuegos, y Oasis es... bueno, algo yo creo que una especie de utopía que todos los apasionados a los juegos tenemos. Eso sí, como persona sociable y defensora de las relaciones sociales más allá de una pantalla, lo que este libro trata da bastante miedito; sobretodo porque se percibe cercano.

    Creo que es una novela para todas las personas, porque tiene aventuras y una gran dosis de acción, pero sí que creo que los que más la valorarán serán aquellos que se hayan nutrido de las películas, libros, videojuegos, música, etc de los 80.

    Recomendable 100%. Por cierto, noto que a Lcube le tiran los videojuegos? Jajaj Porque has clavado muchas de las referencias a estos! ;)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, mas bien me considero que soy una gamer frustrada, me hubiera gustado jugar más, de vez en cuando me da por jugar un poquito.

      Eliminar
  2. Solo veo buena reseñas de este libro, habrá que darle una oportunidad ;)
    Saludos! Gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
  3. Yo llegué a buscar las canciones a las que hacía referencia en youtube... es un homenaje a mi infancia, a los que fuimos niños en los 80 y jugábamos con videojuegos-cassette que se conectaban a la tele y tardaban un dia entero sólo en cargarse... qué tiempos.

    ResponderEliminar